El perro Akita - Principales datos e información

ANUNCIO

A menudo confundido con el Perro husky o los Malamutes, el perro Akita es una raza de cachorros con necesidades de cuidados relativamente altas, ¡pero mucho amor para dar! Hay dos tipos de perros Akita, el estadounidense y el japonés, y a menudo se confunden entre sí. Si bien la principal diferencia es su apariencia, en esta guía nos centraremos en el Akita japonés.



Leal y cariñoso, el Akita puede ser una gran mascota para aquellos con experiencia con perros grandes. Siga leyendo a continuación si desea obtener más información sobre esta raza y ver si es el perro adecuado para usted.



Historia del perro Akita

Hay dos tipos distintos de perro Akita: americano y japonés. El japonés viene en menos colores que el estadounidense y es más pequeño. Sin embargo, aparte de esto, son prácticamente el mismo perro y tienen personalidades, temperamentos y necesidades de cuidado muy similares.

El Akita es reconocido por el American Kennel Club (AKC). De hecho, el AKC es el único club de razas que ve a los Akitas japoneses y estadounidenses como el mismo perro y permite la reproducción entre los dos. Todos los demás clubes de razas, como la Organización Canina Mundial y el Kennel Club del Reino Unido, los reconocen como razas claramente diferentes.



Origen de la raza

La variedad japonesa del Akita Dog es la original, ya que este pura raza se originó en Japón y es un tipo de perro Spitz. Su propósito original era la caza de jabalíes, ciervos y osos, pero pronto se convirtieron en compañeros de familia gracias a su poder y capacidad de protección. Los propietarios también notaron lo leales y amigables que eran estos perros con los niños.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los militares que habían estado estacionados en Japón llevaron al perro Akita de regreso a Estados Unidos con ellos y, por lo tanto, la raza se introdujo en los Estados Unidos. Fue entonces cuando finalmente se desarrolló el Akita americano, aunque algunos fanáticos de la raza todavía favorecían al Akita japonés. ¡Esto es lo que causó una división y una diferencia de opinión entre muchos propietarios de Akita!



Características del perro Akita

¡Los cachorros de Akita son extremadamente lindos y se ven como pequeñas bolas de pelusa! Esta raza grande no alcanza la madurez completa hasta que tienen alrededor de 18 meses, pero para ser honesto, ¡son traviesos y tienen un temperamento parecido a un cachorro hasta bien entrada la edad adulta!

Los cachorros de Akita Dog normalmente nacen en tamaños de camada de entre tres y siete. Puede esperar pagar entre $ 900 y $ 1,700 por un Akita. Siempre debe asegurarse de comprar a un criador de renombre.

Apariencia

Su apariencia es la principal diferencia entre el Akita japonés y el Akita americano. Los japoneses pueden verse muy fox -como y de pie muy fuerte, aunque es más pequeño que el americano. A menudo se les describe como sonrientes y se destacan sus ojos, nariz y labios negros. Sus orejas están erguidas en la parte superior de su cabeza.

El perro Akita medirá entre 23 y 29 pulgadas de altura y pesará entre 50 y 85 libras, y los machos suelen ser más grandes y más pesados ​​que las hembras.

Saco

El perro Akita tiene una doble capa gruesa y densa. Su pelaje exterior los protege del clima duro y severo en Japón y su subpelo más suave ayuda a mantenerlos calientes. Desafortunadamente, requieren un poco de preparación. Entraremos en el aseo con más detalle más adelante.

Color

El Akita japonés se ve más comúnmente en un color rojo y blanco. Las marcas blancas suelen estar en su cara como una máscara y en su pecho y patas delanteras. Sin embargo, también pueden venir en diferentes colores de pelaje, como dorado, blanco, rojo, negro atigrado y plateado.

Temperamento

La raza Akita tiene un temperamento maravilloso, ¡si te conocen! Este cachorro ama a su gente más que a nada y será amigable, amable, cariñoso y juguetón con todos los miembros de su familia. Sin embargo, es un perro guardián histórico y no ha olvidado este rasgo, por lo que suele ser muy distante con los extraños.

Se sabe que los Akita ladran cuando sienten que algo está fuera de lugar o si hay algo o alguien en quien no confían. Sin embargo, cuando se sientan felices, ¡serán el perro más silencioso del mundo! La socialización adecuada desde una edad temprana será esencial para el Akita para que aprenda lo que debe y lo que no debe tener miedo.

Estos cachorros son extremadamente leales a los que conocen y son muy inteligentes. Pueden ser tercos de vez en cuando, por lo que el entrenamiento puede ser un desafío, pero cuando se cría en el entorno adecuado, el Akita es cariñoso, amigable y un gran perro con quien estar.

Esperanza de vida

El perro Akita tiene una esperanza de vida media de entre 9 y 10 años.

Problemas de salud conocidos

Desafortunadamente, como todos los perros, el Akita es propenso a algunos problemas de salud.

Las condiciones de salud más comunes que se ven en Akitas son los mismos problemas que se ven en muchas razas de perros grandes. Esto es displasia de codo y displasia de cadera. Esto es cuando los codos y las caderas se debilitan y se vuelven artríticos y puede ser la causa de un crecimiento rápido.

Los akitas también pueden sufrir de sensibilidad inmunológica a vacunas, medicamentos, insecticidas, anestésicos y tranquilizantes.

Los chequeos veterinarios regulares y vigilar a su perro garantizarán que pueda detectar cualquier problema antes de que se vuelva intratable.

Recuerde: compre a un criador de renombre y las posibilidades de que su perro sufra algún problema de salud se reducirán considerablemente. Los criadores de confianza harán controles de salud a ambos padres y no se reproducirán si existe la posibilidad de transmitir algún problema grave a la descendencia.

Vida diaria

Ahora que sabemos todo sobre los rasgos y características del perro Akita, es hora de echar un vistazo a cómo es realmente vivir con uno de estos cachorros. Desafortunadamente, estos perros poderosos tienen necesidades de cuidado bastante altas, ¡pero ciertamente valen la pena! A continuación, cubriremos su alimentación y dieta, sus requisitos de ejercicio y sus necesidades de aseo.

Alimentos y Dieta

Los akitas necesitan mucha comida para mantener sus niveles de energía y sus necesidades de ejercicio. Estos cachorros necesitan aproximadamente 1.500 calorías al día, lo que equivale aproximadamente a cuatro tazas de comida. La cantidad exacta con la que los alimente debe basarse en su peso, y siempre debe verificar la parte posterior del paquete de alimentos para ver qué cantidad de un determinado alimento debe alimentarlos.

Asegúrese siempre de que la comida que le da a su perro Akita cumpla con todos sus requisitos nutricionales. Estos perros necesitan principalmente proteínas y grasas en su dieta. Como cachorro, debes tener cuidado de no sobrealimentarlos, ya que esto puede causar serios problemas de crecimiento. Tampoco necesitan demasiado calcio en su dieta cuando son cachorros, ya que esto puede afectar la formación del esqueleto.

La mejor comida para perros para el perro Akita

CRAVE Alimento seco para perros adultos con alto contenido proteico sin cereales

COMPRAR EN AMAZON

Recomendamos el alimento seco para perros CRAVE Grain Free High Protein para su perro Akita. Este alimento está formulado con un 34% de proteína de salmón real, inspirado en la dieta de los antepasados ​​lobo de los perros. Esta alta proteína ayuda a mantener sus músculos magros y saludables para que puedan mantenerse activos por más tiempo.

Este alimento no tiene granos presentes en la receta pero hay carbohidratos de calidad como fuentes de energía. También hay vitaminas, minerales y otros nutrientes en la fórmula para proporcionar a tu Akita una dieta completa y equilibrada. Aún mejor, no hay harinas de subproductos de pollo en este alimento, ni colorantes, sabores o conservantes artificiales.

Ejercicio

Una raza de caza histórica, ¡no es de extrañar que el Akita sea un perro activo! Estos cachorros necesitan entre 60 y 120 minutos de ejercicio al día para igualar sus niveles de energía, por lo que debes asegurarte de poder dedicarles este tiempo antes de comprar uno de estos perros.

Es una buena idea mantener a tu Akita con correa, especialmente cuando estás en público. Su tamaño puede ser intimidante para otras personas, y su vena obstinada significa que es posible que debas controlarlos mientras aún están socializados.

Como estos perros son una raza inteligente, necesitan estimulación mental junto con ejercicio físico. Puede darles juegos mentales y acertijos que los mantendrán entretenidos, ¡especialmente si están relacionados con la comida!

Como una raza grande, demasiado ejercicio como cachorro puede ser perjudicial para su salud esquelética. Mientras todavía están creciendo, debes obedecer la regla de los cinco minutos. Son cinco minutos de ejercicio por cada mes de su edad. Por lo tanto, si su Akita tiene cuatro meses, debe ejercitarlo durante veinte minutos al día.

Compatibilidad familiar

El perro Akita es una maravillosa mascota familiar para aquellas familias que tienen experiencia con perros de razas grandes. Este perro tiene grandes necesidades de cuidado y ciertamente no es para los dueños de perros por primera vez, ¡pero no dejes que esto te desanime!

Estos cachorros aman a su gente y son extremadamente leales y amigables con aquellos que conocen. Son amables con los niños, pero también pueden ser el compañero de juegos perfecto gracias a su naturaleza enérgica y traviesa.

Entrenar y socializar es imprescindible con esta raza debido a su desconfianza hacia los extraños. Ladrarán y le advertirán si algo está fuera de lugar, por lo que es importante comenzar desde una edad temprana. El Akita puede ser terco y esta es una de las razones por las que se recomiendan para los dueños de perros con experiencia que tienen conocimientos sobre cómo entrenar a un cachorro. Sin embargo, son buenos perros guardianes y perros guardianes.

A menudo, se recomienda que el perro Akita viva en un hogar sin otras mascotas gracias a su agresión, particularmente la agresión entre personas del mismo sexo. Sin embargo, con una formación y socialización correctas, este no debería ser el caso. Estos perros necesitan vivir en una casa con espacio, idealmente con un patio en el que puedan correr. El patio debe tener una cerca de al menos 10 pies de altura, ¡ya que los Akita son maravillosos artistas del escape!

Recuerda, estos perros pueden ser muy fáciles de cuidar y debes poder dedicarles tiempo. Necesitan mucho ejercicio todos los días, pero acompañarán felizmente a la familia mientras están fuera de casa. Si tienes el amor, el tiempo y la dedicación para comprometerte con este maravilloso canino y sus necesidades, puede ser un excelente perro de familia.

Formación

El Akita es una raza inteligente, ¡sin embargo, esto no significa que sea fácil de entrenar! Se sabe que esta raza japonesa es obstinada, por lo que la paciencia y la perseverancia de tu parte es imprescindible. Debes comenzar a entrenar desde una edad temprana, porque estos perros pueden volverse más tercos y distantes a medida que envejecen.

Como todos los perros, estos perros responden mejor al entrenamiento basado en recompensas y al entrenamiento de refuerzo positivo. Esto incluye elogios verbales y golosinas. Nunca debes enojarte o molestarte con tu perro Akita porque esto hará que no quiera aprender.

Socializar

Hemos mencionado anteriormente que los Akitas pueden ser distantes y cautelosos con los extraños, a menudo ladrando cuando están preocupados porque sienten que es su trabajo proteger a su familia. A veces, también se ha informado que estos perros son agresivos con perros del mismo sexo, especialmente con los que viven en la misma casa que ellos.

Es por esta razón que debes comenzar a socializar a tu Akita desde una edad temprana, para que aprenda a actuar con humanos y animales y se convierta en un perro amigable y completo. Debes presentarles diferentes imágenes, sonidos, lugares, olores, personas y animales de una manera controlada y tranquila, para que aprendan que no hay nada que temer.

Aseo

Desafortunadamente, la raza de perro Akita necesita mucha preparación. Estos perros japoneses pierden mucho pelo, por lo que no son los cachorros de las personas alérgicas. Aunque tienen dos reventones importantes al año, de manera realista se deshacen durante todo el año y tendrás que invertir en una buena aspiradora.

Debes cepillar el pelaje de tu Akita tres o cuatro veces por semana para ayudar a mantener su pelaje limpio y mantener la muda al mínimo. También debe recordar recortar sus uñas cuando sea necesario y cepillarse los dientes con regularidad para prevenir las caries y enfermedades dentales.

Limpiar los oídos y los ojos de su Akita también es importante para ayudar a prevenir cualquier infección.

Preguntas frecuentes sobre perros Akita

¿Cuánto cuesta un perro Akita?

Un perro Akita te costará entre $ 900 y $ 1,700. Siempre debe asegurarse de comprar a un criador de renombre que pueda mostrarle las autorizaciones de salud para ambas razas parentales.

Si esto está fuera de su rango de precios o si prefiere adoptar, siempre puede consultar su refugio local. ¡Una búsqueda rápida en línea también puede mostrar organizaciones que pueden ayudarlo a encontrar un perro Akita que necesite su hogar para siempre!

¿Cuál es la diferencia entre el Akita japonés y el Akita americano?

Estos perros tienen temperamentos muy similares, por lo que la principal diferencia entre el Akita japonés y el Akita americano es su apariencia. El Akita japonés es mucho más pequeño que el americano y su apariencia es mucho más parecida a un zorro. También tienen ojos en forma de almendra, mientras que los ojos del Akita americano son triangulares.

que es un pastor aleman azul

El Akita japonés se ve normalmente en un color rojo y blanco, con blanco en su cara como una máscara. El Akita americano tiene una máscara negra que se consideraría un descalificador de espectáculos en Japón.

Si bien su apariencia es muy diferente y muchos propietarios de Akita sienten firmemente que las dos razas están muy separadas, ¡ambas tienen personalidades maravillosas que las hacen extremadamente leales y amigables!

Resumen

El perro Akita ciertamente no es un perro para dueños primerizos, pero prosperará en un entorno familiar con personas que comprendan sus necesidades. Un perro extremadamente leal y cariñoso, estos cachorros adoran a sus dueños y sienten que es su deber protegerte. Se llevan bien tanto con adultos como con niños, lo que los convierte en los compañeros de juegos excitables y perfectos, y también pueden llevarse bien con otras mascotas cuando se socializan adecuadamente. A pesar de sus altos requisitos de aseo y necesidad de ejercicio, estos perros te mantendrán alerta con su devoción y afecto. Si tienes el espacio y el tiempo, ¿por qué no pensar en agregar un Akita a tu familia?